martes, 26 de agosto de 2014

SESIONES de INTROSPECCIÓN


Las SESIONES son todos los JUEVES de 19,45 a 21,45 horas, si bien podría variar el día de forma circunstancial 

martes, 1 de octubre de 2013

Cuantas veces...




         ¿Cuántas veces te has parado ante el espejo viendo la transformación sufrida por tu cuerpo y te has dicho a tí mismo: "Sin embargo, SOY el mismo que ERA cuando tenía 20 años?.
         Si tú te has dicho a tí mismo esto alguna vez, sabe que el Tú que se ha dado cuenta de esto es el Yo Soy Inmutable. Tú, por unos instantes, has visto que NO ERES EL CUERPO que crees ser y que el TIEMPO nada tiene que ver contigo. Tú ERES sin forma, sin sexo, sin dimensiones ni límites.

 Texto de Sri Satguru PARAMESHWAR Maharaj -2008


miércoles, 6 de junio de 2012

“YO SOY” la percepción de existencia es pura.

 “YO SOY”  la percepción de existencia es pura, muy pura, y es en esta etapa donde el Ser es contemplado como la Existencia Individualizada, permanecer así es estar en Samadhi. El estado de no-mente es esto y es conocido por Savikalpa Samadhi. Sólo aquí puede darse una oportunidad de ir más allá. La Consciencia está enraizada en si misma  pero aún se la ha de liberar del YO, pues éste es el Atman, el auto-existente y el sabor de Ser acontece con él. En esta etapa ya no es posible la aparición de pensamientos y si éstos aparecen son la señal evidente de un aflojamiento o pérdida de fuerza. Este YO es el causante de toda ignorancia, pues al aparecer en escena aparece la ignorancia y la sed de conocimiento. El YO SOY es la Inteligencia misma, pues para saber no necesita elaboración intelectual, a menos que quiera poner en palabras el Conocimiento. YO SOY es la parte en nosotros que se da cuenta, es mirar y comprender directamente.



El Advaita en la práctica, texto procedente de HUNDIÉNDOME EN MI MISMO- Ed. INDIGO-2011 - Sri Parameshwar Maharaj

martes, 24 de abril de 2012

DIEZ ENFERMEDADES de TRANSMISIÓN ESPIRITUAL


De forma provisional se pueden señalar estas 10 tendencias morbosas en el camino espiritual, que nos separan de este y que en algunas ocasiones son verdaderos escollos insalvables a superar por el buscador que se considera comprometido consigo mismo, pero a menudo cuesta dejar de lado el autoengaño que ello comporta.

1. Espiritualidad de Comida Rápida:
Mezclar la espiritualidad con una cultura que celebra la velocidad, la multitarea y la gratificación instantánea y el resultado es probable que sea espiritualidad de comida rápida. La espiritualidad de comida rápida es un producto de la fantasía común y comprensible que el alivio del sufrimiento de nuestra condición humana puede ser rápido y fácil. Una cosa es clara: la transformación espiritual no se puede tener en una solución rápida.
2. La espiritualidad de imitación:
La espiritualidad de imitación es la tendencia a hablar, vestirse y actuar como nos imaginamos que una persona espiritual, lo haría. Se trata de un tipo de espiritualidad que imita la realización espiritual en la forma en que la tela de piel de leopardo imita a la piel real de un leopardo.
3. Motivaciones confusas:
A pesar de que nuestro deseo de crecer es genuino y puro, a menudo se mezcla con otras motivaciones, entre ellas el deseo de ser amado, el deseo de pertenecer, la necesidad de llenar nuestro vacío interior, la creencia de que el camino espiritual nos liberará de nuestros sufrimientos, y la ambición espiritual (el deseo de ser especiales), ser mejor que, y ser “el elegido”.
4. Identificarse con las experiencias espirituales:
En esta enfermedad, el ego se identifica con nuestras experiencias espirituales y las toma como propias, y empezamos a creer que estamos encarnando ideas que han surgido dentro de nosotros en determinados momentos. En la mayoría de los casos, no dura indefinidamente, aunque tiende a perdurar por largos periodos de tiempo en los que se creen iluminados y/o que funcionan como maestros espirituales.
5. El Ego Espiritualizado:
Esta enfermedad ocurre cuando la propia estructura de la personalidad del ego se mezcla arraigada y profundamente en conceptos espirituales e ideas. El resultado es una estructura del ego que es “a prueba de balas.” Cuando el ego se espiritualiza, somos invulnerables a la ayuda, nueva información o retroalimentación constructiva. Nos convertimos en seres humanos impenetrables y estancamos nuestro crecimiento espiritual, todo ello en nombre de la espiritualidad.
6. La producción en masa de los maestros espirituales:
Hay una serie de tradiciones espirituales de moda en la actualidad que producen personas que se creen estar a un nivel de iluminación espiritual, o maestría, que está mucho más allá de su nivel real. Esta enfermedad funciona como una cinta transportadora espiritual: ponte en este resplandor, consigue aquella visión, y bam! Estás iluminado y listo para iluminar a otros en forma similar. El problema no es que estos profesores instruyan sino que se presentan como si hubiesen alcanzado la maestría espiritual.
7. El orgullo espiritual:
El orgullo espiritual se produce cuando el practicante, a través de años de esfuerzo, en realidad ha alcanzado un cierto nivel de sabiduría y usa ese logro para justificar el cierre a más experiencias. Una sensación de “superioridad espiritual” es otro síntoma de esta enfermedad de transmisión espiritual. Se manifiesta como una sutil sensación de que “yo soy mejor que otros, más sabio, y por encima, porque yo soy espiritual.”
8. La mente del grupo:
También se describe como pensamiento de grupo, la mentalidad de culto, o la enfermedad de ashram, la mente de grupo es un virus insidioso que contiene muchos elementos de la codependencia tradicionales. Un grupo espiritual tiene acuerdos sutiles e inconscientes con respecto a la forma correcta de pensar, hablar, vestirse y actuar. Los individuos y los grupos infectados con “mente de grupo” rechazan los individuos, las actitudes y circunstancias que no se ajusten a las normas a menudo no escritas del grupo.
9. El complejo del pueblo elegido:
Es la creencia de que “Nuestro grupo está más evolucionado espiritualmente, es más potente, inteligente y, en pocas palabras, mejor que cualquier otro grupo”. Existe una importante distinción entre el reconocimiento de que uno ha encontrado el camino correcto, el profesor adecuado, o la comunidad correcta para sí mismos, y el haber encontrado “al elegido”.
10. El virus mortal: “Yo He Llegado”:
Esta enfermedad es tan potente que tiene la capacidad de ser terminal y mortal para nuestra evolución espiritual. Esta es la creencia de que “he llegado” al objetivo final de la senda espiritual. Nuestro progreso espiritual termina en el punto donde se concreta esta idea en nuestra mente, porque el momento en que comenzamos a creer que hemos llegado al final del camino, un mayor crecimiento se detiene. “La esencia del amor es la percepción”, de acuerdo a las enseñanzas de Marc Gafni, “por lo tanto, la esencia del amor propio es la percepción de uno mismo. Sólo te puedes enamorar de alguien a quien puedes ver claramente (incluido a ti mismo). Amar es tener ojos para ver. Es sólo cuando tú puedes verte claramente que puedes comenzar a amarte a ti mismo”.  Es en el espíritu de la enseñanza de Marc que yo creo que una parte fundamental del aprendizaje de discernimiento en el camino espiritual es descubrir la enfermedad del ego y auto-engaño que está en todos nosotros. Ahí es cuando necesitamos sentido del humor y el apoyo de los verdaderos amigos espirituales. Cuando nos enfrentamos a nuestros obstáculos para el crecimiento espiritual, hay ocasiones en que es fácil caer en una sensación de desesperación y disminución-y perder la confianza en el camino. Debemos mantener la fe en nosotros mismos y en otros, con el fin de hacer realmente una diferencia en este mundo.


fuente: Mariana Caplan, adaptado de Eyes Wide Open: El cultivo de discernimiento en el Camino (a través de ABRAZAR la VIDA de Laura FOLLETÓ)

miércoles, 28 de marzo de 2012

Usted, que siempre permanece en el trasfondo....


"Usted no necesita jugar con imágenes consigo misma!. Sin embargo, "usted" que siempre permanece en el trasfondo y engañada con sus propias imágenes, ahí, en esos momentos, está libre del "yo-ego-personalidad". 
¡Sea y manténgase ahí cuanto más tiempo posible, mejor. Lleve esa percepción de sí misma a su vida cotidiana. 
Sacrifique y abandone las imágenes en aras del Yo Interior y se librará de la ilusión en la cual está usted atrapada. 
Esta es la Conciencia Yo Soy, que también es mente, pero gozará con la práctica, del Silencio que emana la Quietud del Sí Mismo. Usted obrando así, se pone directamente bajo el influjo de la Gracia del Absoluto."


 El Advaita en la práctica, texto procedente de HUNDIÉNDOME EN MI MISMO- Ed. INDIGO-2011 - Sri Parameshwar Maharaj

La experiencia mística en el Islam


"Cambiamos de pareja, de profesión, de vida, de casa, y creemos que sólo por eso se produce un cambio real en nosotros. Pero no es cierto. El único cambio real es el de las dimensiones del "yo", no el de sus contenidos. Y de eso es de lo que dan cuenta los sufíes: de que el "yo" puede cambiar. El sufí tiene una experiencia de realidad, y toda experiencia de realidad es transformación. Lo que revelan los sufíes es que estamos inmersos en un proceso. No descubre lo que ignoraba tras su experiencia, sino que experimenta el cambio en él mismo. No es una experiencia de conocimiento sino de realidad. Lo que haya aprendido no nos sirve; sus descripciones de lo que ha sentido nos confunden. Tratamos de elaborar una teología sobre sus experiencias y alejamos de nosotros aún más el objeto de nuestra ansia. Porque la experiencia mítica es ese momento en que toda la Creación dice en el hombre "¿Qué me está pasando? ¡Estoy cambiando!".



Texto de Tarek Faussi http://www.webislam.com/articulos/18763-la_experiencia_mistica_en_el_islam.html

viernes, 23 de marzo de 2012

DESTERRANDO a un FANTASMA



La esposa de un hombre estaba muy enferma. En su lecho de muerte le dice, "¡Te amo demasiado!, no quiero dejarte, y no quiero que me traiciones. Promete que no verás otras mujeres cuando yo muera o volveré para rondarte.
Durante varios meses después de su muerte el marido evitó a otras mujeres, pero conoció a alguien y se enamoró. En la noche que se comprometieron, el fantasma de su difunta esposa se le apareció. Ella lo acusó de no cumplir con la promesa, y volvió todas las noches para atormentarlo. El fantasma le recordaba todo lo que habían pasado él y su prometida ese día, hasta el punto de repetir, palabra por palabra, las conversaciones que habían tenido. Esto lo trastornó tanto que no pudo dormir nada.
Desesperado buscó el consejo de un maestro Zen que vivía cerca del pueblo. "Este fantasma es muy listo", dijo el maestro luego de oír la historia del hombre, "¡Lo es!", contestó el hombre. "Recuerda cada detalle de lo que dije e hice. ¡Lo sabe todo!" El maestro sonrió. "Deberías admirar a un fantasma así, pero yo te diré qué hacer la próxima vez que aparezca."
Esa noche el fantasma regresó. El hombre hizo exactamente lo que le había dicho el maestro. "Eres un fantasma muy sabio", dijo, "Sabes que no te puedo esconder nada. Si puedes responderme una pregunta, romperé el compromiso y permaneceré soltero por el resto de mi vida". "Haz la pregunta", contestó el fantasma. El hombre sacó un puñado de garbanzos de una gran mochila que estaba en el piso, "Dime exactamente cuantos garbanzos tengo en mi mano".
En ese momento el fantasma desapareció y no volvió nunca más.

Pensamiento Oriental - Historias Zen

SESIONES de INTROSPECCIÓN

Las SESIONES son todos los JUEVES de 19,45 a 21,45 horas, si bien podría variar el día de forma circunstancial