jueves, 9 de octubre de 2008

OCHO de los CUARENTA VERSOS



Sri RAMANA Maharshi
1.  ¿Puede haber la sensación de «yo», sin eso que existe, siempre? Libre de pensamientos, existe, este ser interno, el Corazón. ¿Cómo conocer entonces eso que es más allá de la mente? Conocerlo es morar, firmemente, en el Corazón.
14. Sin el «yo» las personas segunda y tercera no pueden existir. Cuando el «yo» se sumerge a través de la indagación sobre su fuente, las personas segunda y tercera también desaparecen. Nuestro propio estado natural, brilla.
23. El cuerpo no dice «yo». No hay nadie que diga «yo» en el sueño profundo. Cuando el «yo» surge, todo surge. Encuentra con agudo intelecto, ¿de dónde viene este «yo»?
26. Con la emergencia del ego, todo emerge; con su sumersión, todo se sumerge. Por consiguiente, el ego es todo. Rastrear es la vía a la victoria sobre todas las cosas.
27. El «yo» no surge en el estado real. La búsqueda de la fuente del «yo» lo disuelve. ¿De qué otro modo puede uno alcanzar el supremo estado del propio Sí mismo de uno? 
28. Descubrid la fuente real del ego, explorando dentro, con intelecto agudo, regulando el soplo, el habla y la mente. Lo mismo que uno haría para recuperar una cosa que ha caído en un pozo profundo.
29. Sólo indagar, silente y profundamente, sobre la fuente de la mente, el «yo», es auto-indagación. Ideas como «yo soy eso» o «yo no soy esto», son sólo ayudas.
30. El ego cae, abatido, cuando uno indaga «¿Quién soy yo?» y entra en el Corazón. Entonces otro, «yo—yo», late incesantemente, por sí mismo. No es el ego sino el Sí mismo, mismo, el TODO.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails