martes, 7 de abril de 2009

La visión de DIOS



20. Ver a Dios como aparte del veedor, es sólo una imagen mental,
puesto que Dios no está separado del veedor.
Morar en el equilibrio del Sí mismo
es la verdadera visión de Dios
.

21.Las escrituras declaran «ve al Sí mismo», «ve a Dios».
No es fácil comprender estas ideas.
Al ser Uno el Sí mismo no puede ser visto.
¿Cómo puede uno ver a Dios?, sólo siendo alimento para Él.

22. Dios invisible ilumina la mente y brilla dentro de ella,.
¿Cómo puede uno conocer entonces a Dios a través de la mente?
Sólo volviendo la mente hacia adentro
y fijándola en Él, es tener Su visión.


33. Afirmaciones como «yo no me conozco a mí mismo» o
«yo me conozco a mí mismo», son motivo de risa.
¿Acaso hay dos sí mismos, el veedor y lo visto?
La experiencia de todos es que el Sí mismo es Uno.


La idea del verso 21 se comprende más fácilmente si se lee junto con el verso 33.
La pregunta sería «¿qué se entiende por el Sí mismo?» Si hubiera dos sí mismos, el veedor y lo visto, el problema no surgiría. Sin embargo, el Sí mismo es uno, y él mismo es el veedor y no lo visto. Puesto que el Sí mismo y Dios son idénticos, si uno «ve a Dios», también «ve al Sí mismo». Este «ver» a Dios se obtiene cuando uno se convierte en alimento para Dios, cuando el ego se sumerge en lo Real.

La felicidad de tal unión con Dios es descrita por Ramana así: «Conforme profundizas cada vez más, devienes un mero centro, y después ni siquiera eso, pues te transformas en mera consciencia… es como una inundación; eres tragado vivo, devienes la cosa misma que te traga».

La limitada luz de la mente, derivada ella misma de Dios, no puede comprender a la luz total y omniabarcante. En el verso 22 se aclara que la introversión de la mente es un prerrequisito esencial para la visión de Dios. «Vuélvete y mira dentro, busca siempre al Sí mismo con el “ojo” interno, y lo verás».

De: "ULLADU NARPADU" los CUARENTA VERSOS, con los comentarios de Suami SUARUPANANDA

7 comentarios:

Soledad dijo...

"Devienes la cosa misma que te traga".
Amén

Z. dijo...

Hola gb: Esta frase: "¿Cómo puede uno conocer entonces a Dios a través de la mente? " es la que me da vueltas últimamente. Pero en los comentarios de este texto resulta muy bien explicado, según entiendo la mente o atención sólo sumergiéndose en su fuente deviene auto-conciencia, por eso no son dos: veedor y lo visto.
Gracias, un texto muy revelador!
Namasté

gb dijo...

Hola SOLEDAD
Así es, uno tiene que dejar de identificarse con el concepto que hasta ahora considera su sí mismo, entonces uno es ELLO.
namasté

gb dijo...

Hola Z

Por ahí va la cosa, ya que
las frases y las palabras "se las lleva el viento" y a través de la mente solo se pueden percibir conceptos y como tales no son la REALIDAD, lo pensado lo conocido sigue siendo ignorancia, solo con la visión del SER, se puede alcanzar el verdadero conocimiento.
Por ello "la introversión de la mente es un prerrequisito esencial para la visión de Dios",la visión del SÍ MISMO.
namasté

José Manuel dijo...

Hola gb.,
geniales estos versos.
La introversión de la mente, el que busque su Fuente (pues la mente se cree que existe por sí misma = ego), es el fundamento de todo "trabajo interior" serio.
Por favor, gb., ¿podrías indicar cuál es esta edición del Ulladu Narpadu?, no conocía esos comentarios de Suami Suarupananda. Gracias, un abrazo.
Namasté.

gb dijo...

Hola JOSÉ MANUEL

Es una edición que corre por la red, que me pasaron hace un tiempo, porqué la publicada en papel está actualmente agotada,dime donde te la puedo mandar.
namasté

sankaradas dijo...

En su blog Soledad ha publicado un post sobre Ángelus Silesius lo que me ha recordado, como le digo a ella, una frase que ahora también me parece oportuna.

El ojo con el cual veo a Dios es el mismo ojo con el que Él me ve a mi.

Namasté gb

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails